Gestión Ambiental

Gestión Ambiental

La Gestión Ambiental dentro del entorno educativo proporciona una serie de herramientas que permiten optimizar los modelos pedagógicos y funcionales de una institución en pro de la mejora del entorno natural y de la interrelación social interna y externa al colegio.
El paradigma de la educación ambiental, desde un punto de vista de contenido didáctico específico, ha ido evolucionando a lo que ahora se define como educación para el desarrollo sustentable, donde la información no es solo técnica y precisa, sino que busca la apropiación de los contenidos derivando luego en una sensibilización del individuo respecto a su entorno inmediato y global. Este desafío implica el fomento y desarrollo del pensamiento crítico, en donde ese individuo pueda reconocer su papel como agente generador de un cambio.
En este contexto, nuestra propuesta no hace más que consolidar las mismas bases del proyecto institucional Austin, integrándonos al desarrollo de las inteligencias emocionales, al aprendizaje basado en el entorno y la realidad local y global. Cuando un alumno puede reconocer que un problema ambiental también tiene bases en sus costumbres y hábitos y entiende además, que desde su radio de acción, su conducta y accionar puede influir de alguna manera en una mejora o inclusive hasta en parte de la solución, allí podemos evidenciar la sensibilización. Ya no sólo sabemos que pasa ni porque, sino que decidimos actuar desde el lugar de cada uno. A futuro, este conocimiento formará parte de su base para tomar decisiones. Es en la efectividad de la transversalización de la temática ambiental en donde enfocamos nuestro esfuerzo y donde queremos llegar a medir su influencia en la toma de decisiones. Esto responde a toda una tendencia mundial que busca hacer más tangible lo que aprendemos. Temas como la paz, las desigualdades, las interrelaciones personales, la discriminación que no siempre estuvieron considerados como temáticas ambientales han pasado a formar parte de nuestra orientación y planteamiento de valores, pues sabemos que forman parte de la problemática.
Concientización en el uso de recursos como el papel, manejo de residuos sólidos, cuidado en el uso y consumo del agua, son sólo ejemplos de lo que un sistema de gestión ambiental aporta a una institución apuntando a una mejora contínua.

Nuestro Colegio y el medio ambiente

La infancia es el mejor momento para comenzar a adquirir hábitos y comportamientos amigables con el medio ambiente. En Austin creemos firmemente que podemos contribuir desde la educación a mejorar la problemática medioambiental. Para ello contamos con un programa que emplea un acercamiento participativo generando una toma de conciencia y un cambio en el comportamiento de los niños y del resto de nuestra comunidad educativa, con el fin de que se conviertan en agentes multiplicadores en nuestra sociedad.

PROGRAMA

En Austin sostenemos que la temprana infancia es el mejor momento para adquirir hábitos y comportamientos que durarán para el resto de nuestras vidas. Si un niño entiende la importancia de colaborar en el orden y limpieza de su espacio, así como la de cuidar los recursos (apagando la luz al salir de una habitación, o cerrando bien una canilla al terminar de usarla) asume un compromiso espontáneo y permanente.

Austin posee un programa especialmente diseñado, desde nivel inicial y para todos los niveles de educación, donde se tratan distintos ejes temáticos desde lo práctico, para que nuestros niños se transformen en personas activamente comprometidas con hábitos de vida que minimicen nuestro impacto en el medio ambiente.